miércoles, 13 de junio de 2018

Dibujando un cráneo (lápiz)

He aquí un timelapse de cómo dibujo una calavera humana con lápices. En tiempo real me llevó aproximadamente una hora.


martes, 5 de junio de 2018

Cine denigrante: La conquista de la tierra perdida (1983)

Si existe una peli italiana hecha bajo los efectos de las drogas más nocivas conocidas por el hombre, es La conquista de la tierra del fuego (Conquest, 1983), del mítico Lucio Fulci. Es un festival de escenas sin sentido y argumentos descabellados puestos juntos sin orden ni concierto.

Portadas molonas que nada tienen que ver con la peli:






 La historia es como sigue: el joven Ilias recibe un arco mágico del dios Cronos y se embarca en una misión para conocer mundo y convertirse en un líder sabio y fuerte. Recorre una tierra desolada poblada por una especie de cavernícolas que adoran a una malvada bruja en pelotas (pero con una máscara). La bruja se llama Ocron y, como ha tenido visiones en las que Ilias la mata, intenta acabar con él enviando a sus secuaces, a cada cual más aberrante, a por el joven. Ilias, por su parte, se encuentra con el fornido Mace (el mexicano Jorge Rivero) que se apunta a sus aventuras. Después de un sinfín de peripecias absurdas, ambos se enfrentan a Ocron. Quien, por cierto, es la habitual Sabrina Siani... aunque no le veamos la cara en ningún momento.

Eso ocurrió en algún momento

 Aprovecho para mencionar que la peli es una coproducción italiana-mexicana-española, de ahí que muchos nombres suenen un tanto hispánicos. Jorge Rivero fue un actorazo mexicano que se convirtió en un sex symbol allá por los años 70. Llegó a aparecer en la mítica Río Lobo (1970) junto a John Wayne. El señor que va dentro del traje de Zora, el demonio invocado por la bruja, se llamaba Conrado San Martín y era de Ávila (España).

Hay quien dice que esta es una de las pelis de espada y brujería con más encanto de aquella época, que la recuerdan con cariño, que tiene escenas míticas, etc. Y, sinceramente, NO. Es una producción con una pobreza de recursos abismal. Las escenas están pegadas unas sobre otras sin sentido ni continuidad. Hay una maldita NIEBLA que en algunos casos impide ver qué narices está pasando (lo cual tal vez sea una suerte). Y es que, coño, debían tener una máquina de niebla y además usaron filtros y trucos de cámara para dar un ambiente irreal a la película, y se nota que en algunos casos se les fue la mano. No ves ni la cara del personaje que se encuentra en primer plano.

Aquí se copia de forma descarada muchos recursos que se habían visto en películas de la época. Al principio salen una especie de cavernícolas en una llanura con niebla (cómo no), y nada más verlos pensé: "En busca del fuego". Más adelante Ilias se encuentra con una chica que le hace tilín, y va peinada y pintada igual que la chica sapiens de En busca del fuego... No es una mera coincidencia: el uso de cuevas y praderas, esa niebla, ese aspecto primitivo de todo hace que pensemos continuamente en la estupenda En busca del fuego, que se había estrenado dos años antes, en el 81.

Mejor no os encariñéis mucho con esta joven

Vemos también referencias a Conan, como en toda producción italiana de barbarianxplotation. Tipos fornidos, torsos al aire, la figura de un brujo malvado rodeado por animales (en este caso una bruja con serpientes, al igual que Thulsa Doom)...

Mace, el compañero del prota (que se convierte en el auténtico protagonista a los diez segundos de aparecer en pantalla) siente simpatía por los animales y puede comunicarse o influir sobre muchos de ellos. ¿A qué me suena? Ah, sí, a El señor de las bestias de Don Coscarelli, que se había estrenado un año antes...

El inicio, con Cronos dándole el arco a Ilias y hablándole de su responsabilidad, de convertirse en un hombre, etc., me recordó un tanto a Jasón y los Argonautas (1963), aunque el guiño a esa peli se queda en esa única escena.

 En fin, mucha copia, mucha idea secuestrada de otras películas, y poca vergüenza.

Escenas destacables de la peli:

- Mace va armado con unos NUNCHAKUS hechos de cuerda y ¿hueso? 

- Ocron, la bruja, tiene como sirvientes a varios hombres lobo. Vale, me parece original... La cosa es que los disfraces se me parecen sospechosamente a los de Aullidos 3 y posteriores. ¿Debo decir que las máscaras ni siquiera se mueven cuando hablan? No creo que haga falta.

- Muertos vivientes. SIEMPRE hay muertos vivientes en estas pelis. Supongo que por que son fáciles de hacer y por el éxito de La noche de los muertos vivientes en 1968, que hizo que cualquier peli ligerísimamente fantástica tuviese que meter zombis por cojones. La única originalidad aquí son una especie de muertos del pantano que van cubiertos de una especie de ropas muy holgadas; al estar mojadas les dan un aspecto de piel distendida o carne colgante, bastante efectista. 

- Violencia, violencia y más violencia. Aquí muere todo dios de forma gráfica y sangrienta, como manda la tradición italiana. Lo que se ahorraron en guión se lo gastaron en cubos de sangre. Me hacen especial gracia las muertes que, aunque pretenden ser gore, causan risa por lo inverosímiles. Ejemplo; los hombres lobo cogen a una moza, la agarran cada uno por una pierna y tiran en direcciones opuestas. ¿Le rompen o dislocan las piernas? No, la parten por la mitad de arriba a abajo. Joder.

- El arco mágico. Oh, dioses. En algunas escenas dispara flechas de luz, que parecen sables láser finitos. Buf. Si dispara contra muchos enemigos, las flechas se dividen y van buscando por si mismas su objetivo... En fin, por algo es mágico.



- Mace es crucificado (¿en cuántas películas vemos esto mismo?) y arrojado al mar. Allí es salvado por un DELFÍN. Me parece curioso que en una peli de tan pocos recursos hubieran conseguido hacer una escena submarina con un delfín, que imagino que no sería fácil de rodar. 



- El protagonista Ilias, es INÚTIL PERDIDO. ¿Recordáis a Saori de Caballeros del Zodiaco (Saint Seiya)? Su única función era estar en peligro para ser rescatada por Seiya y compañía. Bien, pues este señor hace lo mismo: es noqueado y raptado una y otra vez para que Mace, que es el auténtico prota, vaya a rescatarlo a base de nunchakazos.

- Banda sonora. Música electrónica de recreativa. Fin.

- Mención aparte merece una escena en la que unas ¡plantas maléficas! disparan flechas a los protagonistas. El efecto de las andanadas de flechas es tan HÓRRIDO, ESPANTOSO Y ABYECTAMENTE FATAL que el espectador que haya llegado hasta estas alturas de la película caerá desplomado sobre un charco de sudor y lágrimas para jamás volver a ver una película fantástica. Su vida, con un poco de suerte, quedará destrozada, quebrada para siempre la mente mientras revive una y otra vez la imagen de unas flechas pintadas a mano sobre un plástico que alguien mueve sobre los fotogramas de una película. Jamás volverá a ser el mismo.

El final es sorpresivo (o no tanto, viendo la falta de recursos de Ilias) y abrupto. No lo cuento, pero os dejo caer que alguien muere de forma estúpida, ejem... También matan a la bruja, y al demonio o dios malvado que ésta invoca. Ambos se reencarnan en lobos-perros pachones, simbolizando el eterno retorno del mal a su forma primigenia a la espera de atacar de nuevo, o simplemente representando que a Lucio Fulci le salió de los huevos poner dos lobos.

Lo mejor:
- Los zombis acuáticos, por decir algo.

Lo peor:
- La niebla DE LOS COJONES.

viernes, 1 de junio de 2018

Campeón del Caos (1989)

Este paisano es un Chaos Champion del año 89. Una mini bastante brutal en detalles que pinté por encargo (es el jafe de los hombres bestia viejunos presentados en anteriores entradas). Aunque su aspecto es un tanto slaaneshco preferí pintarlo con tonos un poco más apagados que los que empleé en sus acompañantes.





martes, 29 de mayo de 2018

Chaos beastman de 1988: el hombre-mono

Este... ser es un hombre bestia del catálogo de 1988 (el número 05). Es una mini rara de cojones. Tiene un aspecto tribal y salvaje, así que empleé colores llamativos en consecuencia. Probé a pintar los adornos y colgantes como su fuesen de una especie de jade verde, y la verdad es que me gusta bastante el resultado. A petición de su propietario, el morro lo pinté al "estilo mandril".

Por cierto, no sabía que esta mini era cíclope hasta que la tive en la mano.






sábado, 19 de mayo de 2018

C27/C38 beastman: Owl Man

He aquí otra locura ochentera. El Owl Man es una mezcla de hombre y búho, pero tiene esa capa extravagante atada con correas, como si fuese un señor disfrazado. ¿Acaso es un mutante que quiso completar su imagen con una capa emplumada? En fin, hay cosas que es mejor ignorar...

Como el resto de las minis de esta serie que pinté, usé colores llamativos (aunque la capa podría ser más vistosa). Como la parte interior de la capa era lisa y sin adornos, me propuse dibujar una especie de gradiente de color con estrellas dentro. Una locura como otra cualquiera.





lunes, 14 de mayo de 2018

C27 Chaos beastman: Tiger man

He aquí otra maravilla ancestral pintada por encargo: Tiger man, uno de los miembros de la serie C27 de hombres bestia. Poco hay que decir, es un hombre mezclado con un tigre. Por lo tanto, opté por el clásico esquema de piel rayada, pero exagerando el naranja para que quedase llamativo y acorde a sus compañeros.



El pictograma del escudo aparece en los libros de Realms of Chaos y significa Bestial Face, o sea, que su portador tiene una mutación que le otorga el rostro de una criatura/animal. Me pareció apropiada.


sábado, 12 de mayo de 2018

Dibujando un faro

Héme aquí dibujando un paisaje con mis nuevos Pigma Micron 0,2 y 0,8 (una maravilla de rotrings, por cuerto).




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...