lunes, 23 de julio de 2012

La Edad Oscura del hobby

Los que visiten este blog con alguna frecuencia sabrán (o supondrán) que soy una persona que prefiere el modelismo al juego. Si tuviese que elegir, escogería pintar y convertir frente a echar una partida. Como ya tengo unos cuantos años y soy más viejo que Warhammer 40.000, recuerdo muy a menudo tiempos pretéritos que muchos aficionados recientes no han podido conocer. Llevo un tiempo dándole vueltas a la idea de hacer un artículo recordando algunas de las cosas que caracterizaban al mundillo del hobby hace un par de décadas, centrándome en todo lo relacionado con el modelismo.

Recuerdo que el primero que utilizó la expresión "edad oscura" refiriéndose a pintar miniaturas fue Nigel Stillman. En una White Dwarf de hace muchos años explicaba cómo pintar un ejército de WHFB en unas cuantas semanas, y venía a decir que él, junto a todos los aficionados de su edad, tuvo que apañárselas solito cuando no había tantas facilidades para pintar y coleccionar minis. Yo leí el artículo en los años noventa, y Stillman probablemente hablaba de los 70, o incluso antes.

Y ahora yo me he vuelto como él, escribiendo esto. Podría haber sido peor.

¿Qué es la Edad Oscura del Hobby?

Lo explicaré con una pequeña historia. Hoy en día, yo puedo imaginarme un Capítulo de Marines Espaciales inspirados por la antigua Esparta, con yelmos crestados y capas carmesíes, por poner un ejemplo. Pues bien, si entro en internet y busco un poco, me encuentro con que puedo hacerlo fácilmente. Puedo poner a mis marines las cabezas con cresta de Maxmini. Puedo usar los torsos espartanos que ofrece Scibor (que también vende cabezas espartanas). Todo ello preparado para encajar perfectamente en mis minis de GW. ¿Que ninguna alternativa me convence? No hay problema: si soy mañoso, puedo esculpir una cabeza espartana con masilla verde (o milliput, o fimo, o magic sculpt, o una mezcla de todas ellas), crear un molde y hacer tantas copias de resina como quiera. Con algo de dinero y un poco de habilidad, cualquiera puede hacer todo aquello que desee con sus figuras, todo está al alcance de la mano, cualquiera puede aprender con una conexión a internet.

Pues bien, antes no era así. Hubo una época en la que era difícil conseguir incluso pinturas. El superglue era un invento arcano. La masilla verde, o cualquier otra, era una mera leyenda cuyo uso estaba al alcance tan solo de magos y taumaturgos. Cosas como "pincel seco", "lavado" o "degradado" sonaban a demótico. Esa época era la Edad Oscura del Hobby.

¿Alguien se dedica a esto?

Era difícil encontrar a gente que se dedicase al tema de las miniaturas. Todo el mundo tenía algo vagamente relacionado con los wargames, el rol o los juegos de mesa, pero todo ello muy disperso, sin centrarse claramente en coleccionar tal juego o jugar a  tal otro. Muchas veces se acababa jugando al juego que tuviese un hermano, un amigo, etc. Uno tenía el Hero Quest, otro el Battle Masters, el tercero tenía un juego de rol que no sabía muy bien qué era... Mucho desconocimiento. A medida que se cumplían años, ibas haciéndote tu grupito de conocidos que se dedicaban a cosas similares.

Lógicamente, no había internet. Dependías de la gente a la que pudieras conocer en persona, y eso era un gran problema si vivías en una ciudad pequeña. Debido a ello no podías aprender a jugar o a pintar de alguien que ya sabía, a no ser que tuvieses suerte. Podían existir modelistas muy expertos en aquella época, de los que se dedicaban al modelismo militar, maquetas, trenes y dioramas: pero, como nos triplicaban la edad, las posibilidades de hablar siquiera con uno de ellos eran remotas. Modelismo y wargames no solían mezclarse, tanto por la lógica diferencia de edad entre ambos colectivos como por la novedad y el desconocimiento que iban asociados al mundillo de las "figuritas". Ensayo y error eran los dos grandes maestros.

Pinturas

Hace cosa de un mes, GW ha sacado su nueva gama de pinturas. Me gustan mucho, por cierto. Tienen la consistencia perfecta, cubren muy bien las miniaturas y hay colores realmente bonitos. No solo eso, sino que también tienen en catálogo pinturas especiales: lavados, pinturas especiales para hacer pinceles secos, vitrificados, pinturas con textura... En fin, de todo. Si no te gusta GW, otras marcas como Vallejo te ofrecen lo mismo.

En la Edad Oscura no era así. Las pinturas eran escasas. No eran fáciles de encontrar y, sobre todo, había pocas pinturas acrílicas (de las que se limpian y disuelven con agua). Mucha gente empleaba pinturas sintéticas como las de Humbrol, que venían en botecitos muy pequeños y habían salido del mundo del modelismo de tanques, aviones, etc. Como ya he comentado, era muy frecuente que el mundo del modelismo estuviese separado del de los wargames. Las pinturas sintéticas (enamel) eran, ¿por qué no decirlo?, horribles para pintar miniaturas. Recuerdo la primera miniatura que pinté, y recuerdo que lo hice con pinturas de Humbrol porque previamente había pintado alguna maqueta y me habían sobrado. Olían muy mal. Había que usar disolvente para limpiar el pincel. Nunca más podías decapar una mini de plástico pintada con ellas, porque el disolvente la destrozaría. En fin, eran poco apropiadas.

Las pinturas de Humbrol darían para rescribir libros enteros. Recuerdo que las tenían en jugueterías como Toy´R Us (haceos una idea de hasta qué punto ha cambiado todo, ahora en esa tienda tienen Barbies y Bicis y juguetes arcanotecnológicos que no sé cómo coño se usan). Los botes eran metálicos y la tapa también: se cerraban de tal forma que hubieran servido para guardar conservas en un viaje victoriano al Ártico. Si uno de ellos no quería abrirse, ya podías recurrir a la dinamita... o a una cucharilla de postre para hacer un poco de palanca.

Cuando en 1993-94 apareció la White Dwarf, algunos nos enteramos de que había pinturas de Citadel. El problema, claro, era conseguirlas... Recuerdo que a una tienda de mi ciudad llegaron algunas, y en cuanto las probé supe que las de Humbrol iban a perderse en el olvido. Aún así, el catálogo en aquellos tiempos era reducido. Estamos hablando de principios de los años 90, cuando los botes de pinturas Citadel eran hexagonales, con un tapón generalmente blanco. Eran buenas (hay gente que aún tiene!), pero tenían sus limitaciones. Por ejemplo, los colores brillantes como el amarillo, rojo o naranja, cubrían muy mal las superficies. Había que dar varias capas para conseguir un acabado más o menos uniforme. Costaban, por cierto, 220 pesetas; y las metálicas y tintas, 325. ¡Juas!

Con el paso del tiempo, GW ha ido sacando más y mejores gamas de pinturas. Primero las Foundation y los Lavados, y ahora todas las novedades pinturiles nos han ido haciendo la vida más fácil.

Modelismo vs. Wargames

En la Edad Oscura existían aficionados al modelismo y aficionados a los wargames. Los modelistas eran gente muy experta, conocedores de lo suyo, y dedicada a maquetas, dioramas, bustos y figuras de tipo militar e histórica. Había magníficas publicaciones como el Todo Modelismo, donde podía verse que el nivel español en este mundillo era ya muy alto. Este tipo de publicaciones tenían un nivel astronómico a ojos del chaval que se iniciaba en el mundo de la pintura, por lo que resultaban de poca ayuda para el principiante. En los 80 y 90 había grandes pintores y maquetistas muy expertos. Algunos llamaban a aquello modelismo "serio". Ocurría que el mundillo del modelismo no se mezclaba demasiado con el de los wargames, que en aquella época eran vistos como algo propio de jóvenes con más entusiasmo que recursos. Debido a esta separación de ambos mundos, realmente había poca gente experta a quien pudieras preguntar cómo iluminar tu Príncipe Demonio o qué era la imprimación. Con el paso de los años, mucha gente del modelismo militar comprendió que los wargames (entre ellos Warhammer) no solo consistían en jugar con miniaturas, sino que también abrían un mundo de posibilidades de coleccionismo, esculpido, pintura, etc. Muchas de las técnicas que estos modelistas empleaban, y su enorme experiencia, comenzaron a filtrarse en el mundo de los wargames, y así fuimos saliendo de la Edad Oscura.

Poco a poco fuimos conociendo nuevas técnicas, nuevas herramientas y nuevos materiales. A día de hoy, en España hay auténticos genios.

Había vida más allá de GW

A día de hoy, parece que GW quiere dar la impresión de que es la única marca del mercado. De hecho, si uno mira únicamente sus publicaciones, puede llegar a pensar que no hay herramientas, pinturas o accesorios más allá de los que ellos nos ofrecen. Por supuesto, esto no es cierto, pero la GW se esfuerza en cultivar esa imagen, un tanto absurda, de que ellos tienen la panacea en cuestión de modelismo.

Años atrás, sin embargo, no era así. Los artículos de modelismo que aparecían en la WD mencionaban frecuentemente otras marcas de masillas y pinturas, como Tamiya o Milliput. Cosa lógica, ya que por aquél entonces GW no ofrecía tanto material de modelismo como ahora (pinturas y algún pincel, y ya). A veces incluso se colaban miniaturas de otras marcas o componentes de las mismas que se habían usado para hacer conversiones, algo impensable hoy en día. Si ahora mismo llevas una miniatura que no sea de GW a una de sus tiendas, probablemente seas ejecutado por crucifixión. Un ejemplo: un muñeco de un triceratops de vete a saber qué marca, usado como montura del Caos:


En las fotos que ilustraban los artículos de modelismo era frecuente ver botes de pintura y cola de otras marcas, como en cualquier taller. A día de hoy, todos sabemos que no existe nada más allá de lo que nos ofrece GW, y por tanto es imposible ver cola blanca de Leroy Merlin en sus revistas... También era frecuente ver artículos sobre modelismo en los que se usaban elementos totalmente ajenos al mundo de las miniaturas, como rollos de cartón, botes de desodorante o naves de juegos infantiles. Hoy en día, si el rollo de cartón no te lo vende GW, es que no existe.

Esta especie de vehículo gravitatorio marine de finales de los 80 empezó siendo un bote de desodorante, y eso era un orgullo para el autor (no una vergüenza por no haber usado material oficial, como ahora):


¿Masilla verde? ¿Qué es eso?

Ah, la masilla verde. A principios de los noventa era como hablar del yeti. No se sabía lo que era, ni cómo se usaba, ni dónde se conseguía. Si tenías suerte podías conocer a algún entendido que supiera algo, pero si vivías en una ciudad pequeña como era mi caso, podías olvidarte de conseguirla al menos hasta el año 2000. Lógicamente, hace veinte años tampoco podías recurrir a internet para informarte...

Las primeras experiencias con masilla solían culminar cuando conseguías masilla de ferretería, de la que se usa para arreglar juntas de tubería o lavabos, y que resulta totalmente inútil en miniaturas. Después de comprobar que aquello era una auténtica mierda, te olvidabas del tema. GW hubiera hecho mucho más dinero si hubiera conseguido llevar la masilla verde a los aficionados unos cuantos años antes, puesto que era un artículo muy desconocido.

La "etapa roja"

Hubo una etapa, que debió alcanzar su punto álgido a mediados de los 90, en la que los catálogos estaban plagados de colores imposiblemente chillones. En internet empezó a llamarse a aquella brillante etapa "red period", la etapa roja, por ser precisamente el rojo brillante el color más usado y abusado. Para los que están acostumbrados al aspecto actual más realista de las miniaturas, aquello resulta un tanto psicodélico. ¿Por qué tanto color y saturación? Posiblemente fuese una manera de remarcar el carácter fantástico de las miniaturas Citadel, tal vez tuviese algo que ver con el sistema de procesado de imágenes e impresión de la época, no lo sé. El caso es que había auténticas obras maestras pintadas por el mismo Mike McVey con más colorines que una tómbola.

Como ejemplo os pongo estos komandos orkos de 2ª edición. ¿No se supone que son orkos emboscados e infiltrados? ¿Qué hacen entonces con ese camuflaje de tonos folklóricos? Tal vez sean daltónicos, o estén luchando en un planeta muy, muy rojo, no lo sé...


Más imágenes psicotrónicas de la Etapa Roja; Taste the Rainbow!:


¡Estandartes de papel!

Entendedme, no hay nada intrínsecamente malo en usar papel para hacer estandartes. Si se consigue un buen resultado, es resistente y además fácil de trabajar, ¿qué tiene de malo? Nada. Hoy en día poca gente recurre a hacer de papel sus estandartes, pero hace unos cuantos años no solo era lo normal, sino que GW ofrecía al aficionado grandes facilidades para hacerlo. En cada Codex o libro de ejército venían una o dos hojas con los dibujos en blanco y negro de los estandartes y pendones de ese ejército. Uno solamente necesitaba fotocopiar esa página, recortar los estandartes y pintarlos. Era una buena idea, francamente. Incluso los más novatos conseguíamos buenos resultados: recuerdo que, cuando terminé una unidad de jinetes de jabalí orkos, resultaron ser la unidad estrella de mi ejército. ¡Nadie se fijaba en otra cosa que no fueran esos enormes y coloridos estandartes!

Hablando de lo cual, deberíais saber que los estandartes fueron, en los primeros tiempos de Citadel, uno de los aspectos más cuidados del hobby. En el archiconocido Golden Demon había una categoría exclusivamente centrada en los estandartes, y la hubo durante mucho tiempo. En aquella época podían verse miniaturas cuyo estandarte era infinitamente más impresionante que ellas mismas. Lo mismo puede decirse de escudos, capas, y cualquier superficie donde pudiera hacerse un freehand. Fue la época dorada para los portaestandartes...


Resumiendo

En fin, esto ha sido un pequeño recorrido por la infancia de los wargames en España. Algunos de vosotros me llamaréis carcamal (que os den), y otros añadiréis recuerdos y vivencias propios a esta pequeña lista. ¿Cómo recordáis los viejos tiempos de Games Workshop, Citadel y los juegos de "figurillas"? ¿Habéis vivido algo de lo que describo aquí?

Por cierto, el término Edad Oscura del Hobby no está patentado. ¡Usadlo si queréis, me haría ilusión!

25 comentarios:

  1. Buah, es que me acuerdo de todas y cada una de las fotos, eh?? Joder, menudos ancianos... Bien sabes que soy un acérrimo seguidor de esa "etapa roja"!!!! Ah... los 90s...!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo empece a pintar en la época roja.Tenia su sentido pintar así en aquellos años,aunque siempre era chocante el "Kamuflage" de los komandoz.Y recuerdo las movidas entre los que pintaban y los que jugaban...a veces llegaban a extremos terribles,casi a las manos.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso es que por aquel entonces no parecíamos darnos cuenta de que el rojo o el amarillo chillón no era un color muy apropiado para un casco o para el palo de un estandarte... Ahora aquello parece aberrante, pero como dices, hace 15 años era lo más normal.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el artículo, ha colaborado a hacer más llevadera media hora de trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí lo que más te gustó fueron los goblins de Blood Bowl!

      Eliminar
    2. Totalmente, y aprovecho para decir una vez más que el Blood Bowl es uno de los grandes inventos de la humanidad.

      Eliminar
  4. Ahhh... que gustito. Leer esto ha sido como abrir un libro viejo o una caja del desván. Ese olor seco y extrañamente familiar, a tiempor pasados, tiempos mejores.

    Tras la edad oscura dejé el jobbie. A mi me gustaba aquel ostracismo, y por que no, la epoca roja. Una cosa que hacía grande al hobbie era que no se tomaba a si mismo TAN enserio, asi pues, un look mas de comic o "cartoon" le venia de perlas a las miniaturas.

    A modo de pequeña correción, la masilla de ferreterias es PERFECTA para miniaturas y lo era por aquel entonces, solo que, sumidos en la ignorancia no sabiamos que variedad era la adecuada o como usarla. Nural (de pattex, henkel) tienes mucha numeración... con un nural 21 vas a modelar poco, pero con un 34 (creo recordar) puedes obtener resultados profesionales. De hecho las masillas epoxicas usadas para miniaturas no son mas que masillas "de ferreteria" por su resistencia a la vulcanización (presión/calor derivados de la fabricación de moldes industriales).

    Un saludo y gracias por tomarte tu tiempo en escribir esto, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi! Estos comentarios lo animan a uno!

      Tienes razón respecto a la masilla (y otros materiales), que no supiéramos usarla no significa que no sirviese.

      Eliminar
  5. Yo también quería felicitarte por el artículo y agradecerte el que lo hayas escrito.

    Ha sido genial leerlo, y lo he hecho agobiado y estresado, con mil cosas pendientes y rebuscando entre feeds. Pero es que he empezado a ojearlo casi como por accidente y me ha capturado. No quería dejar de felicitarte por un post de los mejores que he leído en mucho tiempo, y lo digo tal y como lo siento.

    Gracias por hacerme recordar tanto en tan poco tiempo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, muchas gracias, Makura. Comentarios como el tuyo animan a cualquiera a seguir escribiendo.

      Me alegro de que te haya gustado!

      Saludos!

      Eliminar
    2. De verdad siento obligación moral de postear cuando una entrada así de buena me golpea en las narices. Animarte a seguir escribiendo es sin duda alguna el único objetivo que tenía en mente xD

      Nos seguimos leyendo! :)

      Eliminar
  6. Muy bueno!!! este articulo parece que a todos los 'vieja escuela' nos ha despertado buenos recuerdos :-)

    ResponderEliminar
  7. Ya te digo, que tiempos jeje. Como curiosidad (más que corrección que conste)te diré que el primer número de la White Dwarf española, es el del bimestre de Noviembre/Diciembre del 93 (en sus 3 primeros años la revista era bimestral, hasta Noviembre del 96). Y que los primeros botes de pinturas Citadel, no era los hexagonales, antes eran cilíndricos, con la tapa blanca. Luego pasaron a los hexagonales que tu nombras con la tapa blanca (para los colores normales, negra para los metálicos y azul para las tintas).
    Y no aunque algunos colores eran difíciles de aplicar es verdad. La mayoría eran mejores que muchos de los de ahora. Y sobre todo más duraderos. Aún tengo muchos botes de mis cajas de pintura citadel de finales de los 80. Y están en perfectas condiciones.

    Respecto a la edad Oscura, pues si, yo la he vivido, pero afortunadamente para mi, tenía la suerte de coleccionar la WD inglesa, y ahí si que te venían cosas buenas. Era muy difícil conseguirla en España (hablo de mediados de los 80), pero a traves de algunas tiendas en Madrid y Barcelona, se podían obtener.
    También recuerdo esas pinturas Humbrol, que como te equivocaras pintando la mini, la habías desgraciado jajajaja.

    En fin, me sumo a las felicitaciones, por que a más de un carca nos han traído muy muy gratos recuerdos.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, respecto a los estandartes, en los Games day, de finales de los 80 y principios de los 90 en UK, no solo había una categoría en la Golden Demon, de los estandartes de las minis, si no que había un concurso para ver quien traía el mejor estandarte a tamaño real. Si averiguo lo de las fotos que he puesto en otros de los post, os pongo algunas para que lo veáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, pues no sabía ese dato... Si pudieses conseguir alguna fotilla, estaría genial.

      Eliminar
  9. Si fotos tengo. Yo no solo tengo todos los números de la WD española, si no también de la inglesa, la americana y la francesa. Bueno en realidad ya entera no, por que a partir de la 301 inglesa de enero de 2005, la revista pasó a ser la misma en todos los países, y ya no tenía sentido tener los 4 "modelos". Pero vamos, que tengo los 301 primeros números de la edición inglesa cuando le revista era diferente a la edición española. Cada número en cada país, traía unos artículos comunes, y luego algunos que solo se publicaban en ese país. Por ejemplo, la inglesa y americana estaban plagados de artículos de Man o'war, Advanced Heroquest, Space marine, etc, y como en España no se distribuían, pues en nuestra WD esos artículos no aparecían. Pero vamos, a lo que iba, que si, que tengo fotos de esas cosas, lo que pasa es que no se como se ponen, y si puedo ponerlas al no ser el creador del blog. Si se puede y no te parece mal, dime como hacerlo mandándome un correo a elrudok@hotmail.com. si no es mucha molestia. Y os ponga todas las fotos que queráis de los tiempos arcanos de GW. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Contestado. Este fin de semana lo tengo muy liado, pero el lunes empiezo a buscar las fotos de los estandartes y te las mando.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho la entrada!

    Yo empece en el hobby cuando ya se estaba modernizando(final de la quinta ed de WHFB) alla por el año 2000. Creo que justo en esos años es cuando mas cambio pegó todo.

    La verdad que es genial leer sobre como viviais el hobby antes de la era de la informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "como viviais el hobby antes de la era de la informacion."

      Me acabo de sentir como uno de esos japoneses que, una vez terminada la 2ª Guerra Mundial, siguieron viviendo escondidos en Borneo y Camboya creyendo durante décadas que el conflicto aún seguía vivo, incomunicados como trogloditas. ¡Juas!

      Gracias Yuste, siempre está bien aprender cómo eran las cosas antes! Un saludo!

      Eliminar
  12. jejeje, nos pasa a algunos. Yo prefiero esa época, y cada vez más cada vez que voy viendo las novedades de cada mes, y como el hobby lo van enfocando cada vez más para niños.

    ResponderEliminar
  13. Yo empecé en los finales de los 80- principios de los 90 y recuerdo todo lo que comentas, todo, los botes insufribles de humbrol, de los que solo utilizaba plata y bronce, los primeros botes de Vallejo, el conseguir colores buenos de Citadel (El Verde Bilis era el santo grial, imposible de conseguir en España) y la llegada de las figuras de Gamse Workshop, porque antes de eso solo teníamos de El Señor de los Anillos (Creo que al principio de los 90 GW se hizo con esa empresa, no recuerdo el nombre), pero cuando vi la primera caja de Arlequines en la tienda de modelismo a la que iba a mirar (porque no tenía ni un duro) me quedé maravillado, aunque el punto de inflexión fué cuando la dependienta, cansada de verme babear mirando cajas me regalo la White Dwarf 1 (Recuedo que dijo "me dieron el catalogo este, toma, para ti") y como todo fué evolucionando.
    Aún tengo de las primeras pinturas, que no fueron exagonales, eran cilíndricas, las exagonales salieron un poco despues, y siguen funcionando con un poco de agua :).
    He regresado al hobbi despues de casi 20 años!!! :D

    ResponderEliminar
  14. Hola acabo de ver este articulo que me trajo una catidad de recuerdos impresionante. Para emepzar aclarare que soy de Chile.
    En este pais ... el mas austral y tal vez el de mas dificil acceso del mundo despues del Tibet donde no hay un oceano que nos separe hay una enorme cordillera que nos aisla del resto del continente y si tienes suerte y no pillas nada de eso te topas con el desierto mas seco del planeta. en ese lugar yo jugaba warhammer hace 20 años atrás. y maravillosamente comparto muchas del as experiencias que aquí cuentan . como el wargamming era visto de forma despectiva por los modelistas "serios" la pintura chillona los vehiculos echos de desechos los tarritos humbrol que hicieron que sin saberlo pintara mis ultramarines como templarios negros por el miedo a hacer algo malo y arruniar una minitura practicamente imposible de conseguir.
    fue muy bueno leerlo gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Chile... casi el otro extremo del mundo (yo soy de España). No todo el mundo sabe que Atacama es el desierto más seco del mundo, ya que normalmente pensamos en Sáhara o el Gobi!

      Gracias por compartir tus experiencias. Como ves, muchos tenemos cosas que contar respecto a la "infancia" del hobby. ¡También somos bastante nostálgicos!

      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...